domingo

AMORES PERDIDOS, AMORES ETERNOS


El amor es, probablemente, el sentimiento más fuerte y noble del ser humano. Pero, como todo en la vida, tiene fecha de caducidad.

En este libro, el autor dedica sus versos a un amor especial, el que se ha perdido por una u otra circunstancia, y que es el único que perdura a través del tiempo. La tesis de una idealización del sentimiento que llega a perpetuarse en la ausencia del ser querido es bastante recurrente en la poesía del autor: la convivencia no es más que una constantación, a veces dolorosa, de la imposibilidad de lo sublime, de lo etéreo, de lo perfecto.

Por eso, la ausencia en sí misma perpetúa lo inalcanzable, es decir, lo ideal, mientras que la presencia no hace más que materializar prácticamenete un sueño. Pero los sueños se desvanecen cuando se intentan trasladar al marco de lo cotidiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada